Navegante

La vida en si misma es un flujo constante de eventos, sensaciones y sentimientos, que nos hacen notar la vida de distinta forma, por eso muchas veces comparo a un río con la vida misma siendo nuestra alma navegante y pasajero al mismo tiempo. Depende en que río nos toque nacer, ese flujo constante va a determinar la vida que nos tocara, pero depende de nosotros y la actitud como navegantes, lo que determine una vida feliz, excitante, monótona o triste con infinitos grises.

No caigamos en la facilidad de decir que el río nos vuelve infelices, por que depende de nosotros el vivir nuestro viaje… un ejemplo claro, cuando un río picado y torrente de gran caudal, para algunos navegantes puede ser la peor pesadilla que ninguna otra alma hubiera vivido antes, pero bajo las mismas condiciones y en forma voluntaria otras pueden enfrentar y intentar dominar la fuerza del torrente gritando de felicidad al lograr su meta personal.

Mas allá de las vicisitudes que uno tenga como navegante, tenemos que comprender que muchas veces tenemos tripulación, esto significa que otras almas nos acompañen, aveces la armonía y la coordinación depende del entendimiento entre todos los miembros, así poder surcar los mas bravos cursos de agua y afrontar las mas rigurosas tormentas. No importa el curso que tomemos y los problemas que tengamos, depende de nosotros disfrutar o padecer, transformando los momentos de aburrimiento en tiempos de reflexión y sosiego, y los tiempos tormentosos como excitantes aventuras que aunque nos dejen marcas, a futuro estaremos orgullosos de ellas por que serán el trofeo que demuestren que hemos superado nuestros propios limites. Como conclusión puedo decir que disfrutar la vida en toda su extensión afrontando los desafíos en forma entusiasta nos hace diferentes de otros animales, aprendamos a vivir amando y disfrutando de cada momento que esta vida nos da ya que es un regalo que muy pocos aceptan.

Dedicado a todas las almas que entendiendo el significado, aceptan el desafió de vivir felices y me dejan ser parte de esa tripulación.