Descanso del viajero

Mi vida se ha transformado en una espera de la razón para no iniciar mi descanso.

Tal vez luchando aun grandes batallas que hace tiempo han finalizado, reencuentro hilos que me conecta a todo mi ser encadenándome al abismo de la razón.

Por momentos me sentí libre de esas ataduras, pero poco a poco cual serpientes se aproximan nuevamente al asecho de mis recuerdos haciendo que mi razón vuelva a la oscuridad de donde tal vez no tendría que haber salido aunque mi deseo sea cada vez intenso de volver a ver la luz.

Es verdad… aun no logro perdonar no haber hecho más…

Superior a mi

En algún momento marqué mi destino deseando  lo imposible, como niño que ruega a la estrella fugaz vivir la mas fabulosa de las aventuras, yo pedí conquistar  un alma, imaginarla radiante e iluminada de la inteligencia que solo un viajero del tiempo posee.

Poco a poco fui percibiendo un destello que tocaba mis sentimientos como llamados de atención de una profecía que yo mismo había escrito sin darme cuenta que me aproximaron aun mas, haciendo que tu brillo iluminara cada vez mas mi camino y mi forma de ser.

Incluso en el momento en que mi camino pasó a ser frio y oscuro, tu recuerdo en ese momento  me empujo a recordar los ojos de un ángel que aun no había podido ver haciéndome desear de vuelta un destino improbable y distante, prometiendo a las estrellas algún día darte mi pequeño triunfo entregando mis memorias de conquistas realizadas.

El destino busco las excusas para que yo cumpliera mi promesa, sin que te dieras cuenta quizás, los caminos se unieron en un breve chispazo de intensidad, donde tu presencia ilumino mi camino transformándolo en un fluido caudal de sensaciones. Desconfiando de que las galaxias se alinearan para que podamos unir nuestras miradas, me acerque de forma cauta, percibiendo una energía superior a mí, encandilando mi razón. Solo percibiendo que desde el inicio del tiempo he buscado el camino para llegar a ti.

Ahora, mirando las estrellas, de vuelta deseo lo imposible.