Aullar de la tierra

Todos tranquilos al igual que ovejas pastando en el prado y de mis pies un rugido de furia pensando que todos lo escuchan. Las paredes las columnas crepitan como un leño en el fuego pero de forma mucho mas intensa que de costumbre… un estridente sonido metálico se une al sabor de hierro en mi boca junto al olor de viejos sótanos…
El lobo enterrado deja de aullar lentamente y pienso que se ha calmado, mientras las ovejas siguen pastando.
Aguardare a ver saltar en el aullido a la bestia sobre la tierra a buscar lo que necesita para saciar su necesidad

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s