La nada

La nada misma dentro de mi estomago, la desolación en mi corazón y la desesperanza en mis venas hacen de mi un cuerpo sin alma, o un alma sin vida.

No importa

No me importa pasar de ser rey  a el único lacayo de tu imperio.

Volver a existir

Una y otra vez deseo arrancar de mis venas el toxico sabor de tus labios y arrancar de mi memoria tu mirada para poder vivir como si nunca hubieras existido y para volver a existir.

Inmadurez

Mi inmadurez radica en haber soportar tus actos infantiles y no ponerle freno.

Espejismos

La soledad, es ese gran enemigo que provoca ver espejismos donde no existe otra cosa más que desesperanza, y que la razón pierda sentido de existir, más que para determinar que uno se encuentra perdido en un laberinto de paredes eternas, suelos fríos y cielos oscuros sin estrellas que guíen mi camino.