Duelo perpetuo

duelodedragonesed0Duelo  perpetuo de dos bestias mitológicas, atrapadas en las entrañas de una titánica criatura construida de dura roca. La una inyecta sus ojos con abrazador fuego provenientes de venas de candente lava, haciendo de la pasión su única forma de existir, la otra con una fuerte armadura de gélido hierro que brota en forma de escamas forjadas en un corazón mecánico, frío y desalmado.  Dos bestias mitológicas en eterno desafío para controlar el destino, aunque intuyendo que no habrá ganador ante el cruel destino de la soledad hecha vacío y desolación.

Tomar el control

En algún momento dije te amo y me trataste de loco, sigo amándote y se que no significa nada, tal vez te siga amando y nunca estas palabras lleguen a ti. Y si llegaran por accidente tampoco provocaría más que tu risa.

Lo repito una y otra vez para no dale mas esperanza a un alma que implora a la razón vuelva a tomar el control de tanta locura y me libere de mi propio deseo.

Cielo e infierno

Cielo e infierno unidos por una única mirada.

Cielo e infierno laberinto eterno de cual quiero escapar.

Cielo e infierno que corrompen cada fibra de mi ser.

Cielo e infierno que atormentan y someten la razón .

El fin de la eternidad

Cuando ya el fuego de la existencia no alimente el corazón del dragón, paso a paso sus venas se transforman en frío y sólido metal, volviendo piedra su piel cubierta de escamas que son trofeo de cada una de sus batallas. Su mirada quedará congelada en un atardecer eterno aguardando que el fin de la eternidad lo sorprenda nuevamente.

Búsqueda del hechicero

La búsqueda del hechicero, que congele en piedra al eterno dragón atormentado, por un corazón que ruge cual león inyectando de candente lava sus venas,  atormentando por cada latido de recuerdos, que funden hasta el mismo crisol donde han sido creados.

Ser victima de la nada

Es mejor victima de fantasmas y dioses, donde uno puede decretar ser víctima de ellos, que hacerse cargo de los errores como propios.

Deseo

Gustav_Klimt_010

No importa si mi alma es fundida en el corazón de soles inmensos o llevada a los más gélidos y negros rincones del universo, no podrá arrancar mi deseo de contemplar una y otra vez tu existencia junto a la mía.

Beso

No existe fruto tan dulce y delicioso, que un beso aguardando agazapado escapar en un efímero suspiro de la eternidad.