Perpetua lucha

Fosas  abismales traspasan el tiempo para mantener el límite de una perpetua lucha entre dos milenarios animales intentando escapar.  Distintas bestias, pero forjadas en las entrañas de fuego y azufre de un único volcán, de donde han extraído la lava que alimenta sus venas de fuego y pasión. Cada latido por un corazón forjado en el mismo sol y enfriado en las profundidades de gélidos océanos, una y  otra vez hasta hacer  un duro metal que por fuera sea inquebrantable y por dentro capaz de alimentar  el aliento ígneo de las dos mitológicas criaturas.