Eres todo mi universo, donde puedo encontrar en tu mirada, el lugar donde observar el horizonte en cada amanecer y que tus labios sean donde escribo con pasión nuestras historias. Pero sobre todo, tu cuerpo es el santuario donde todas las dimensiones se unen para hacer de nuestra vida una gran aventura de amor que sea recordada hasta el fin de los tiempos.