Ser victima de la nada

Es mejor victima de fantasmas y dioses, donde uno puede decretar ser víctima de ellos, que hacerse cargo de los errores como propios.

Sacrificio

Los dictadores piden el sacrificio de su pueblo cuando en realidad su pueblo debería sacrificarlos a ellos para el verdadero bien común.