Muy elocuente

Muy elocuente, aquel mes armando ruidos anunciando salvación, se intuye nada, sacrificar arrumbados bebederos esperando rebosar, para ofrendar rosas, quienes usan eso, miran extasiados, alientan mas a reír a soñar, sin intuir nada, por otros derramada es real, como otros no tolero reavivar otros lados amargos recitando letras orgulloso.